La escucha activa que te ayuda a ganar clientes

blog

“Tus clientes más insatisfechos deben ser tu mayor fuente de aprendizaje”, advierte Bill Gates, claro que para saber quiénes son y conocer el motivo de su insatisfacción hace falta primero saber escuchar. La prueba para saber si practicas la escucha activa es fácil. Sólo tienes que repasar al final de la conversación quién ha dominado el discurso. Si eres tú quien más ha hablado vas mal porque ello implicará que has desaprovechado la oportunidad de entender lo que tu cliente quiere o lo que de verdad cree que necesita. “No siempre lo saben”, reconoce Ana Apesteguía, responsable de A3coaching, “pero ello no significa que esté dispuesto a creerse el rollo que le sueltas para vender”.